viernes, 6 de octubre de 2017

¿Por que me haces tantas preguntas?


Este pensamiento se que le ronda a muchos pacientes y de hecho, algunos me lo han comentado..."¡¡¡madre mía David!!! cuantas preguntas me has hecho".

Y es cierto... en la primera entrevista, o si hace tiempo que un paciente no viene a la consulta, hago muchas preguntas... ¿Y por qué tantas...?

Pues por que obtengo datos, que muchas veces se pasan por alto por no tener un buen protocolo de preguntas y, que son de gran importancia ya que me ayudarán, sin duda alguna, a realizar un tratamiento más efectivo, el cual hará que mejores antes y que el gasto en tu recuperación sea mucho menor que si "te trato por tratar" sin investigar previamente que ocurre. 

¡¡¡SIIII....LO SEEEE!!!... Muchas veces como paciente lo que quieres es que te toquen, te traten, te hagan algo, lo cual es lógico, pero... ¿Te imaginas decorar tu salón sin criterio... ponerte a cocinar sin haber mirado antes los ingredientes que tienes o que un mecánico te destripe el coche sin haber mirado antes cuál es el posible problema?...

Por eso esta parte es tan importante, por que me ayuda muchísimo a hacerme una idea de qué te pasa y por donde van los tiros... 

Y a esta sección del tratamiento, en la que los terapeutas, aprendemos a "apuntar", para no errar los tiros, se le llama ANAMNESIS o entrevista clínica. 

A continuación te voy a exponer, los que para mí son, los principales objetivos de una buena anamnesis. Estoy seguro de que al leerlos te darás cuenta de lo importante que es hacer una buena entrevista clínica.



LOS 10 PRINCIPALES OBJETIVOS DE LA ENTREVISTA CLÍNICA:


1. Saber que te duele o te ocurre y entender como funciona tu dolor o problema. Esta parte sirve para entender que tipo de dolor, disfunción o problema tienes y cuales son sus principales características. Con preguntas como:

¿Qué te trae a consulta?, ¿desde hace cuanto tiempo te duele? ¿donde te duele?, ¿como describirías tu dolor?, ¿asocias la causa de tu dolor a algo?, ¿del 0 al 10, cuánto te duele si 0 es nada y 10 el mayor dolor que has tenido?, ¿alguna vez tu dolor se queda en un 0?, ¿cuando notas que aumenta tu dolor?, ¿en que situación notas que tu dolor es insoportable o está al máximo?, ¿qué postura, movimiento o gesto ves que te aumenta el dolor?, ¿y cuál de ellos hace que te disminuya?, ¿a parte, cuando o con qué disminuye?, ¿hay algún síntoma asociado a tu dolor: inflamación, hormigueo, pinchazos, calambrazos u otros?

2. Entender la evolución de tu dolor o problema y saber que otros aspectos hay que tener en cuenta relacionado con otras terapias.

Hay dolores que son constantes, otros que van y vienen, que se mantienen leves y aumentan por crisis, vamos que tiene mil formas, ¿cómo dirías tú que ha evolucionado tu dolor?, ¿Entonces, desde que empezó tu dolor está igual, mejor o peor?, ¿por qué crees que ha evolucionado así?, ¿te has tratado con algún tipo de terapia anteriormente?, ¿qué técnicas te han aplicado? ¿qué ejercicios te han recomendado?, ¿de los tratamientos que has recibido, cuales te han ayudado a medio o largo plazo?, ¿y cuales has visto que te ha venido mal y por qué crees que ha sido?

3. Valorar otros factores diferentes a los del aparato locomotor (músculos, ligamentos, tendones, discos vertebrales, fascia, etc.) que pueden estar influyendo en tu dolor.

¿Tienes algún problema médico recurrente?, ¿has tenido o tienes algún problema cardíaco o circulatorio... respiratorio... digestivo... renal... ginecológico... inmunológico... neurológico... oncológico... psicológico... psiquiátrico? A parte de esto, ¿tienes algún otro tipo de problema, cómo diabetes, hipertensión, problemas de tiroides u otro?, ¿Algo a destacar de tu última analítica de sangre?, ¿Qué síntomas tienes actualmente relacionados con los problemas que tienes?, ¿cómo te afectan en tu día a día? ¿crees que puedes tener algún tipo de relación con tu dolor o con el motivo que te trae a consulta?  

4. Tener en cuenta tu historial médico.

¿Te han hecho algún tipo de prueba, como radiografía resonancia, etc.? ¿Has estado hospitalizad@ por algo? ¿Te han operado de algo? ¿Hubo complicaciones en alguna operación?, ¿Te ha quedado algún síntoma o problema recurrente tras la operación o problema médico?, ¿Has tenido algún tipo de lesión o problema anteriormente: Fractura, esguinces, tendinitis, etc.?, ¿Has sufrido algún tipo de accidente laboral o de trafico?, ¿recuerdas haberte dado algún golpe fuerte?, ¿tienes alguna cicatriz?, ¿Qué medicación tomas y para qué?

5. Conocer tus creencias, ideas y pensamientos a cerca de tu dolor y problema.

¿Qué diagnósticos te han dado?, ¿qué te han dicho que te ocurre?, ¿has buscado información en internet que te haya preocupado?, ¿a qué crees que es debido tu dolor o problema?, ¿tienes algún pensamiento recurrente negativo relacionado con tu dolor o problema?, ¿cómo crees que evolucionará tu dolor o problema?

6. Conocer tu actitud frente al dolor, problema o enfermedad: 

¿como te afecta en tu día a día? ¿Como te sientes frente a tu dolor o problema? ¿En qué ha cambiado tu vida desde que tienes ese dolor o problema? ¿cuál sería el objetivo del tratamiento?, ¿en qué quieres que me centre en esta sesión?, ¿qué actividades de tu día a día quieres recuperar antes?,  ¿Qué intentas hacer para mejorar o calmarlo?, ¿prefieres las terapias pasivas, como el masaje, o las activas, como el ejercicio terapéutico? ¿puedo contar contigo si te recomiendo ejercicios para casa? en caso de que me comentes que no tienes tiempo: ¿qué hace que tu recuperación no sea prioritaria? ¿qué es más importante que tu bienestar?, ¿cómo suele ser tu día a día?, ¿haces algún tipo de deporte o actividad física?,

7. Conocer factores o situaciones que puedan colaborar en el mantenimiento de tu dolor, enfermedad o problema: Factores como el estrés, la familia, el trabajo, la vida social, son de gran importancia y muchas veces tienen gran relación con tu dolor o problema. Son conocidos como factores psicosociales (yellow flags) o fasctores laborales. (blue flags) Conociéndolos podré darte recomendaciones preventivas y colaboradoras e incluso puede ser muy interesante la derivación conjunta a otro profesional para mejorar tu situación.

¿Cómo te afecta psicológicamente este dolor o problema?, ¿Como ha afectado esto en tu trabajo?, ¿estás de baja?, ¿cómo te encuentras en tu trabajo?, ¿como ha afectado este problema en tu vida familiar? ¿cómo actúa tu familia frente a tu dolor o problema? ¿qué ha cambiado de ti con tu familia, trabajo y amigos desde que tienes este dolor o problema?, ¿qué crees que podrías hacer o cambiar para que el ambiente de trabajo, familiar o social mejorara?, ¿qué es lo que más te preocupa de tu dolor o problema?

8. Resolver dudas o falsas creencias: Esta parte es de gran importancia por que son muchos los pacientes que se agarran a un diagnóstico y este es erróneo o no tiene relación con sus síntomas, por ejemplo, el paciente que viene y le preguntas ¿que te trae a consulta? y contesta "tengo una hernia discal", "tengo contracturas por todos lados", "me han dicho que es todo por el estrés", "me han dicho que tengo una vértebra girada", etc. La idea de esta sección es eliminar falsas creencias para que de esta manera podamos abordar el problema real que hay y no los supuestos problemas que me han dicho o que tú mismo como paciente piensas que tienes.

¿Tienes alguna duda o pregunta sobre tus pruebas (radiografía, resonancia, etc.) o sobre lo que te hayan dicho sobre ellas?, ¿Tienes alguna duda o pregunta sobre los anteriores diagnósticos que te han hecho?, ¿y sobre algún comentario que te hayan hecho tus conocidos sobre tu dolor o problema?, ¿necesitas que te explique algo más sobre tu problema o dolor?  

9. Descartar red flags, que son signos y síntomas que me indican que la fisioterapia o alguna de las técnicas que empleo en consulta están contraindicadas o son contraproducentes aplicarlas debido a un problema médico grave, como un tumor, una fractura, una inestabilidad grave, una patología visceral, etc. De esta manera, tener en cuenta las Red Flags me ayuda a saber si directamente tengo que remitirte a otro profesional.

Este apartado es especialmente IMPORTANTE ya que, aunque es muy poco frecuente, hay dolores que son debidos a problemas graves y con las sesiones de fisioterapia (en esta consulta o en otros centros) podemos estar ayudando a enmascararlo paliando el dolor , por ejemplo, en un tumor vertebral que genera una lumbalgia y que mejora algo durante algún tiempo cuando voy a fisioterapia. (Esto no quiere decir que si te duele la espalda, te pongas a pensar en que puede ser un tumor...ojo!!!) Para eso hay preguntas que ayudan mucho, como:

¿tienes dolor nocturno que no cese al cambiar de posición? ¿has tenido pérdida de peso inexplicable?, ¿tienes anemia?, ¿te sientes muy cansad@?, ¿tienes algún problema neurológico?, ¿tienes fiebre o sueles tenerla? ¿has sufrido algún golpe violento? ¿has tenido cáncer? ¿hay precedentes de familiares con cáncer o algún tipo de enfermedad?

10. Preguntas sobre mi terapia:

¿Qué te ha traído aquí? ¿qué esperas de mí? ¿hay algo que quieras te que haga?, ¿qué tipo de terapia prefieres?

Ultima pregunta: De gran importancia:

¿Hay algo más que quieras comentarme que se me haya pasado a mi, por muy insignificante que creas que sea?



Si has leído todas las preguntas...GRACIAS!!!... Si es cierto que NO HAGO TODAS LAS PREGUNTAS, ya que las adapto a cada paciente y problema y en otros casos incluso hago muchas más específicas según vaya viendo que avanza la entrevista clínica. Como siempre, adapto la entrevista a cada tipo de paciente.

Si te das cuenta, esta entrevista clínica va a aportarte mucho en la terapia ya que:

Mejora la comunicación entre tu fisio y tú.
Te aporta mayor seguridad y confianza ya que ves que el fisioterapeuta se preocupa por tu problema y quiere obtener información de calidad.
Te da la posibilidad de hablar distendidamente, de forma abierta y sobretodo, sintiéndote escuchado.
Ayuda mucho al afianzamiento con tu fisioterapeuta ya que ves que está implicado y preocupad@ por ti.

Y, a la vez, al fisioterapeuta, o sanitario que lo tenga en cuenta, le aporta:

Mayor capacidad para hacer preguntas concretas que den información relevante.
Capacidad para hacer preguntas abiertas y así obtener mucha más información que si se hacen preguntas cerradas. Por ejemplo: Pregunta cerrada ¿Te duele el cuello cuando te mueves? / Pregunta abierta ¿Cuando te duele el cuello?
Más seguridad y confianza también en el propio fisioterapeuta ya que tiene muchas más información para saber cual será la mejor manera para ayudarte
Capacidad para discriminar y tener en cuenta las diferentes Flags que puedas tener (red, yellow, blue, pink, black, brown y pink flags) 
Concentración del fisioterapeuta en tu caso, que gracias a dicha comunicación te escucha, atiende y se descentra de otros temas o pacientes.
Mejor capacidad de escucha por parte del fisioterapeuta.


Así que, mi consejo si vienes o vas a algún compañero/a fisioterapeuta que hace una larga entrevista, en vez de pensar "Buenoooo...¡¡cuantas preguntas!!...¿¿pero es que este hombre no me va a tocar???"... mejor se consciente de que tienes a un profesional delante tuya que REALMENTE SE ESTÁ PREOCUPANDO POR LO QUE TE PASA y que prefiere razonar antes de ponerse a tratarte por tratar.


Si te ha gustado el tema, te adjunto algunos enlaces de interés:



David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén


No hay comentarios:

Publicar un comentario