sábado, 21 de octubre de 2017

Información sobre Fisioterapia de gran interés


Sois muchos los pacientes que os interesáis por la Fisioterapia y por saber más sobre como os puede ayudar frente a vuestro dolor.

Y es por eso por lo que te recomiendo esta página web: FISIOSALUDABLE donde podrás encontrar información de gran interés y de la que podrás aprender muchísimo, sobre tu dolor, tu problema y como implicarte en tu mejora y recuperación.

Felicito a mis compañeros fisioterapeutas por esta iniciativa que promueve que, pacientes como tú, puedan tener acceso a información de calidad relacionada con el dolor, las patologías, la fisioterapia y la salud en general.

Puedes acceder a la web "PULSANDO AQUÍ".


David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén


viernes, 6 de octubre de 2017

¿Por que me haces tantas preguntas?


Este pensamiento se que le ronda a muchos pacientes y de hecho, algunos me lo han comentado..."¡¡¡madre mía David!!! cuantas preguntas me has hecho".

Y es cierto... en la primera entrevista, o si hace tiempo que un paciente no viene a la consulta, hago muchas preguntas... ¿Y por qué tantas...?

Pues por que obtengo datos, que muchas veces se pasan por alto por no tener un buen protocolo de preguntas y, que son de gran importancia ya que me ayudarán, sin duda alguna, a realizar un tratamiento más efectivo, el cual hará que mejores antes y que el gasto en tu recuperación sea mucho menor que si "te trato por tratar" sin investigar previamente que ocurre. 

¡¡¡SIIII....LO SEEEE!!!... Muchas veces como paciente lo que quieres es que te toquen, te traten, te hagan algo, lo cual es lógico, pero... ¿Te imaginas decorar tu salón sin criterio... ponerte a cocinar sin haber mirado antes los ingredientes que tienes o que un mecánico te destripe el coche sin haber mirado antes cuál es el posible problema?...

Por eso esta parte es tan importante, por que me ayuda muchísimo a hacerme una idea de qué te pasa y por donde van los tiros... 

Y a esta sección del tratamiento, en la que los terapeutas, aprendemos a "apuntar", para no errar los tiros, se le llama ANAMNESIS o entrevista clínica. 

A continuación te voy a exponer, los que para mí son, los principales objetivos de una buena anamnesis. Estoy seguro de que al leerlos te darás cuenta de lo importante que es hacer una buena entrevista clínica.



LOS 10 PRINCIPALES OBJETIVOS DE LA ENTREVISTA CLÍNICA:


1. Saber que te duele o te ocurre y entender como funciona tu dolor o problema. Esta parte sirve para entender que tipo de dolor, disfunción o problema tienes y cuales son sus principales características. Con preguntas como:

¿Qué te trae a consulta?, ¿desde hace cuanto tiempo te duele? ¿donde te duele?, ¿como describirías tu dolor?, ¿asocias la causa de tu dolor a algo?, ¿del 0 al 10, cuánto te duele si 0 es nada y 10 el mayor dolor que has tenido?, ¿alguna vez tu dolor se queda en un 0?, ¿cuando notas que aumenta tu dolor?, ¿en que situación notas que tu dolor es insoportable o está al máximo?, ¿qué postura, movimiento o gesto ves que te aumenta el dolor?, ¿y cuál de ellos hace que te disminuya?, ¿a parte, cuando o con qué disminuye?, ¿hay algún síntoma asociado a tu dolor: inflamación, hormigueo, pinchazos, calambrazos u otros?

2. Entender la evolución de tu dolor o problema y saber que otros aspectos hay que tener en cuenta relacionado con otras terapias.

Hay dolores que son constantes, otros que van y vienen, que se mantienen leves y aumentan por crisis, vamos que tiene mil formas, ¿cómo dirías tú que ha evolucionado tu dolor?, ¿Entonces, desde que empezó tu dolor está igual, mejor o peor?, ¿por qué crees que ha evolucionado así?, ¿te has tratado con algún tipo de terapia anteriormente?, ¿qué técnicas te han aplicado? ¿qué ejercicios te han recomendado?, ¿de los tratamientos que has recibido, cuales te han ayudado a medio o largo plazo?, ¿y cuales has visto que te ha venido mal y por qué crees que ha sido?

3. Valorar otros factores diferentes a los del aparato locomotor (músculos, ligamentos, tendones, discos vertebrales, fascia, etc.) que pueden estar influyendo en tu dolor.

¿Tienes algún problema médico recurrente?, ¿has tenido o tienes algún problema cardíaco o circulatorio... respiratorio... digestivo... renal... ginecológico... inmunológico... neurológico... oncológico... psicológico... psiquiátrico? A parte de esto, ¿tienes algún otro tipo de problema, cómo diabetes, hipertensión, problemas de tiroides u otro?, ¿Algo a destacar de tu última analítica de sangre?, ¿Qué síntomas tienes actualmente relacionados con los problemas que tienes?, ¿cómo te afectan en tu día a día? ¿crees que puedes tener algún tipo de relación con tu dolor o con el motivo que te trae a consulta?  

4. Tener en cuenta tu historial médico.

¿Te han hecho algún tipo de prueba, como radiografía resonancia, etc.? ¿Has estado hospitalizad@ por algo? ¿Te han operado de algo? ¿Hubo complicaciones en alguna operación?, ¿Te ha quedado algún síntoma o problema recurrente tras la operación o problema médico?, ¿Has tenido algún tipo de lesión o problema anteriormente: Fractura, esguinces, tendinitis, etc.?, ¿Has sufrido algún tipo de accidente laboral o de trafico?, ¿recuerdas haberte dado algún golpe fuerte?, ¿tienes alguna cicatriz?, ¿Qué medicación tomas y para qué?

5. Conocer tus creencias, ideas y pensamientos a cerca de tu dolor y problema.

¿Qué diagnósticos te han dado?, ¿qué te han dicho que te ocurre?, ¿has buscado información en internet que te haya preocupado?, ¿a qué crees que es debido tu dolor o problema?, ¿tienes algún pensamiento recurrente negativo relacionado con tu dolor o problema?, ¿cómo crees que evolucionará tu dolor o problema?

6. Conocer tu actitud frente al dolor, problema o enfermedad: 

¿como te afecta en tu día a día? ¿Como te sientes frente a tu dolor o problema? ¿En qué ha cambiado tu vida desde que tienes ese dolor o problema? ¿cuál sería el objetivo del tratamiento?, ¿en qué quieres que me centre en esta sesión?, ¿qué actividades de tu día a día quieres recuperar antes?,  ¿Qué intentas hacer para mejorar o calmarlo?, ¿prefieres las terapias pasivas, como el masaje, o las activas, como el ejercicio terapéutico? ¿puedo contar contigo si te recomiendo ejercicios para casa? en caso de que me comentes que no tienes tiempo: ¿qué hace que tu recuperación no sea prioritaria? ¿qué es más importante que tu bienestar?, ¿cómo suele ser tu día a día?, ¿haces algún tipo de deporte o actividad física?,

7. Conocer factores o situaciones que puedan colaborar en el mantenimiento de tu dolor, enfermedad o problema: Factores como el estrés, la familia, el trabajo, la vida social, son de gran importancia y muchas veces tienen gran relación con tu dolor o problema. Son conocidos como factores psicosociales (yellow flags) o fasctores laborales. (blue flags) Conociéndolos podré darte recomendaciones preventivas y colaboradoras e incluso puede ser muy interesante la derivación conjunta a otro profesional para mejorar tu situación.

¿Cómo te afecta psicológicamente este dolor o problema?, ¿Como ha afectado esto en tu trabajo?, ¿estás de baja?, ¿cómo te encuentras en tu trabajo?, ¿como ha afectado este problema en tu vida familiar? ¿cómo actúa tu familia frente a tu dolor o problema? ¿qué ha cambiado de ti con tu familia, trabajo y amigos desde que tienes este dolor o problema?, ¿qué crees que podrías hacer o cambiar para que el ambiente de trabajo, familiar o social mejorara?, ¿qué es lo que más te preocupa de tu dolor o problema?

8. Resolver dudas o falsas creencias: Esta parte es de gran importancia por que son muchos los pacientes que se agarran a un diagnóstico y este es erróneo o no tiene relación con sus síntomas, por ejemplo, el paciente que viene y le preguntas ¿que te trae a consulta? y contesta "tengo una hernia discal", "tengo contracturas por todos lados", "me han dicho que es todo por el estrés", "me han dicho que tengo una vértebra girada", etc. La idea de esta sección es eliminar falsas creencias para que de esta manera podamos abordar el problema real que hay y no los supuestos problemas que me han dicho o que tú mismo como paciente piensas que tienes.

¿Tienes alguna duda o pregunta sobre tus pruebas (radiografía, resonancia, etc.) o sobre lo que te hayan dicho sobre ellas?, ¿Tienes alguna duda o pregunta sobre los anteriores diagnósticos que te han hecho?, ¿y sobre algún comentario que te hayan hecho tus conocidos sobre tu dolor o problema?, ¿necesitas que te explique algo más sobre tu problema o dolor?  

9. Descartar red flags, que son signos y síntomas que me indican que la fisioterapia o alguna de las técnicas que empleo en consulta están contraindicadas o son contraproducentes aplicarlas debido a un problema médico grave, como un tumor, una fractura, una inestabilidad grave, una patología visceral, etc. De esta manera, tener en cuenta las Red Flags me ayuda a saber si directamente tengo que remitirte a otro profesional.

Este apartado es especialmente IMPORTANTE ya que, aunque es muy poco frecuente, hay dolores que son debidos a problemas graves y con las sesiones de fisioterapia (en esta consulta o en otros centros) podemos estar ayudando a enmascararlo paliando el dolor , por ejemplo, en un tumor vertebral que genera una lumbalgia y que mejora algo durante algún tiempo cuando voy a fisioterapia. (Esto no quiere decir que si te duele la espalda, te pongas a pensar en que puede ser un tumor...ojo!!!) Para eso hay preguntas que ayudan mucho, como:

¿tienes dolor nocturno que no cese al cambiar de posición? ¿has tenido pérdida de peso inexplicable?, ¿tienes anemia?, ¿te sientes muy cansad@?, ¿tienes algún problema neurológico?, ¿tienes fiebre o sueles tenerla? ¿has sufrido algún golpe violento? ¿has tenido cáncer? ¿hay precedentes de familiares con cáncer o algún tipo de enfermedad?

10. Preguntas sobre mi terapia:

¿Qué te ha traído aquí? ¿qué esperas de mí? ¿hay algo que quieras te que haga?, ¿qué tipo de terapia prefieres?

Ultima pregunta: De gran importancia:

¿Hay algo más que quieras comentarme que se me haya pasado a mi, por muy insignificante que creas que sea?



Si has leído todas las preguntas...GRACIAS!!!... Si es cierto que NO HAGO TODAS LAS PREGUNTAS, ya que las adapto a cada paciente y problema y en otros casos incluso hago muchas más específicas según vaya viendo que avanza la entrevista clínica. Como siempre, adapto la entrevista a cada tipo de paciente.

Si te das cuenta, esta entrevista clínica va a aportarte mucho en la terapia ya que:

Mejora la comunicación entre tu fisio y tú.
Te aporta mayor seguridad y confianza ya que ves que el fisioterapeuta se preocupa por tu problema y quiere obtener información de calidad.
Te da la posibilidad de hablar distendidamente, de forma abierta y sobretodo, sintiéndote escuchado.
Ayuda mucho al afianzamiento con tu fisioterapeuta ya que ves que está implicado y preocupad@ por ti.

Y, a la vez, al fisioterapeuta, o sanitario que lo tenga en cuenta, le aporta:

Mayor capacidad para hacer preguntas concretas que den información relevante.
Capacidad para hacer preguntas abiertas y así obtener mucha más información que si se hacen preguntas cerradas. Por ejemplo: Pregunta cerrada ¿Te duele el cuello cuando te mueves? / Pregunta abierta ¿Cuando te duele el cuello?
Más seguridad y confianza también en el propio fisioterapeuta ya que tiene muchas más información para saber cual será la mejor manera para ayudarte
Capacidad para discriminar y tener en cuenta las diferentes Flags que puedas tener (red, yellow, blue, pink, black, brown y pink flags) 
Concentración del fisioterapeuta en tu caso, que gracias a dicha comunicación te escucha, atiende y se descentra de otros temas o pacientes.
Mejor capacidad de escucha por parte del fisioterapeuta.


Así que, mi consejo si vienes o vas a algún compañero/a fisioterapeuta que hace una larga entrevista, en vez de pensar "Buenoooo...¡¡cuantas preguntas!!...¿¿pero es que este hombre no me va a tocar???"... mejor se consciente de que tienes a un profesional delante tuya que REALMENTE SE ESTÁ PREOCUPANDO POR LO QUE TE PASA y que prefiere razonar antes de ponerse a tratarte por tratar.


Si te ha gustado el tema, te adjunto algunos enlaces de interés:



David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén


miércoles, 20 de septiembre de 2017

Decálogo del buen Fisioterapeuta



Recientemente en las redes sociales pude ver estos "10 Mandamientos del buen fisio" que compartieron los compañeros de Fisio 2.0.

Me encantó y es por eso por lo que lo he compartido por redes sociales y ahora por aquí.

Es un decálogo realmente interesante de leer tanto si eres paciente como fisio...Espero que te guste!!!


1. Elegirás ser fisioterapeuta por motivos vocacionales, con intención de buscar la salud de tus pacientes, y no por prestigio social ni económico.

2. Serás sincero con tus pacientes, informándoles acerca de su diagnóstico y cual va a ser el tratamiento que vas a emplear. En caso de no verte capacitado para tratarles, les remitirás a otro profesional que sepas pueda ayudarles.

3. Tendrás en cuenta el aspecto biopsicosocial de tus pacientes, dedicando el tiempo que sea necesario a escuchar.

4. No serás un mero tratador, sino que sabrás en todo momento qué es lo que estás haciendo y por qué con fundamento científico.

5. Te mantendrás en un período de formación continuada, no dejando que tus conocimientos se queden obsoletos en perjuicio tuyo y de los demás.

6. Mantendrás con tus pacientes una relación de confianza mutua, ya que si no logras esto, te resultará muy difícil obtener la curación o mejoría.

7. Serás responsable de los resultados de tus actuaciones fisioterapéuticas, evitando por tanto, aplicar tratamientos pautados por otros profesionales con los que no estés de acuerdo.

8. Denunciarás cualquier situación en la que sepas que se está jugando con la confianza y la salud de los pacientes.

9. En caso de ser profesor, te esforzarás por impartir una formación teórico-práctica de calidad, sabiendo que de tu actuación depende la salud futura de muchas personas.

10. Actuarás con tus pacientes como quisieras que lo hicieran con tu hermano, madre o hijo. Así seguro evitarás dar un trato mediocre, descuidado o desagradable.


David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén

lunes, 21 de agosto de 2017

Neurocuentos infantiles: Aprendiendo sobre el cerebro desde pequeños


Hace pocos días mi amigo y compañero fisioterapeuta, Daniel Vélez Palatino, me pasó por email un "neurocuento infantil" titulado "Arturo y la espada de Excalibur".

Lo leí y esa misma noche se lo conté a mis peques que disfrutaron mucho del mismo y me hicieron muchas preguntas sobre el cerebro, las emociones y "eso de la empatía". Disfrutamos tanto del cuento como de lo que hablamos sobre como funciona el cerebro y lo importante que son las emociones para este.

Así que me he decidido a hacer una entrada para compartir estos neurocuentos infantiles ideales para que tanto los adultos como los pequeños aprendamos un poco más sobre la Neurociencia y esos "gusanos" que tenemos dentro de la cabeza.

Pulsando sobre la imagen puedes acceder al cuento en formato pdf:

https://s3-sa-east-1.amazonaws.com/ae.hippocampus/neurocuentos/Neurocuentos+-+Arturo+y+la+espada+de+Exc%C3%A1libur.pdf

y pulsando sobre la imagen que está justo debajo podrás ir a la sección de Neurocuentos Infantiles de la Asociación Educar para el Desarrollo Humano, donde podrás encontrar otros cuentos muy interesantes de los que seguro que aprenderás y disfrutarás mucho.






David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén

lunes, 10 de julio de 2017

Colaborando en el Curso de Especialización en Posturología Clínica de la Universidad de Jaén


Me alegra comunicar que en el próximo curso 2017-18 colaboraré en el Curso de Especialización en Posturología Clínica que ofrece la Universidad de Jaén

Me encargaré junto al Doctor Pedro Angle Moreno Cabello,medico estomatólogo especializado en posturología y naturopatía del apartado: Postura y Sistema Cráneo-cervico-mandibular. Disfrutaré mucho dando a conocer y reforzando la importancia de la musculatura lingual y su control motor en problemas cervico-craneales. Sin olvidar la importancia de la oclusión tanto en problemas cervicales como posturales.

Por otro lado, colaboraré con Gloria Ruiz Garrido, podóloga, fisioterapeuta, especializada en posturología (podoposturología) con la que tengo la suerte de trabajar conjuntamente en los casos clínicos que acuden a consulta de forma directa o remitidos por ella, con muy buenos resultados, no solo en la resolución de dolores sino en la mejora de problemas posturales complejos. 

Estoy seguro de que disfrutaremos mucho integrando la información de los diferentes captores posturales y abordándolos con test claros que ayudarán a subclasificar rápidamente al paciente para así poder abordarlo de la mejor forma y así se logran resultados rápidos y de larga duración.


Un curso perfecto para entender la importancia de los diferentes captores posturales en:

1. Dolores de larga duración que no terminan de resolverse con diferentes tipos de tratamientos de fisioterapia, osteopatía, masoterapia, electroterapia, EPI, punción seca, etc.
2. Disfunciones del movimiento recurrentes: Por ejemplo con un problema de movilidad de cuello, hombro o lumbares que no termina nunca de estar a l00% o que vuelve de forma recurrente a dar problemas.
3. Problemas posturales tales como escoliosis, hipercifosis, hiperlordosis, alteraciones en la marcha, malas posturas que no hay forma de modificar, problemas de oclusión, de visión y podales.
4. Vértigos y mareos recurrentes que no mejoran con farmacología o las terapias habituales.


A la vez ayuda a entender la importancia del tratamiento multidisciplinar, ya que en algunos casos con la fisioterapia no es suficiente y es necesario colaborar con:

1. Estomatólogos, ortodentistas, protésicos dentales y dentistas.
2. Oftalmólogos, optometristas y ópticos.
3. Podoposturólogos y podólogos.
4. Logopedas.
5. Psicomotricistas.


Un curso recomendado para diferentes profesionales dedicados a trabajar con dolor, disfunciones del movimiento o especializados en alguno de los captores posturales y que desee ampliar sus conocimientos sobre como los captores interaccionan entre ellos.

 

Si no eres profesional y aun así te interesa el tema, te recomiendo que acudas a una revisión de posturología ya que obtendras mucha información y seguramente la resolución de tu problema o dolor.


David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén

viernes, 17 de marzo de 2017

El efecto NOCEBO cuando vas a tu Fisioterapeuta


Continuando con el hilo de las entradas anteriores:

El efecto PLACEBO cuando vas a tu fisioterapeuta

¿Qué es el efecto placebo?

En esta publicación me gustaría hacerte saber las diferentes situaciones en las te ves afectado por este efecto NEGATIVO cuando acudes, como paciente, a Fisioterapia. 


La palabra NOCEBO proviene del latín, y significa "te haré daño". Dicho efecto consiste en "sufrir" una serie de respuestas y eventos adversos y negativos como consecuencia de malas expectativas y actitudes que te pueden hacer creer que un medicamento, una técnica, un remedio o terapia no funcionará o incluso te perjudicará.

En el caso de la Fisioterapia, el efecto Nocebo esquemáticamente sería debido sobre todo por la "actitud negativa o pasiva" que puedas tener antes, durante o después de la sesión o protocolo de tratamiento.

Te pongo a continuación algunas situaciones donde dicho efecto puede restarle efectividad a tu terapia. Si estás asistiendo o vas a ir a Fisioterapia te recomiendo que lo leas punto por punto y seas consciente de en cual crees tú que fallas o puedes fallar y que se lo comentes abiertamente a tu Fisioterapeuta para que, entre los dos, le podáis dar solución o al menos tenerlo en cuenta.

ANTES DE IR A FISIOTERAPIA

Cuando un dolor perdura y has visitado a diferentes profesionales de la salud, tu cabeza puede tener un lío increible sobre lo que te está ocurriendo, por ejemplo, ante un dolor de hombro has podido oír diagnosticos como...."Ese dolor de hombro es por...

        ...artrosis
        ...una tendinitis del supraespinoso.
        ...una rotura del tendón.
        ...un problema del manguito de los rotadores.
        ...una capsulitis.
        ...un hombro congelado.
        ...un pinzamiento o problema en el cuello.
        ...una contractura enorme.
        ...un problema de estabilidad de la escápula.
        ...malas posturas.
        ...el peso del bolso.
        ...debido a tu trabajo.
        ...etc. etc.

A parte de los posibles diagnosticos que has podido escuchar, a esto hay que sumarle comentarios que los sanitarios y no sanitarios hacemos durante la propia terapia y que se pueden quedar grabados a fuego en tu cabeza, por ejemplo, si has tenido un dolor lumbar:

         "Como no se cuide terminará usted en una silla de ruedas"
         "Menuda hernia discal tiene usted aquí"
         "Yo no se como puedes moverte con las contracturas tienes aquí"
         "Tienes los músculos de la espalda y del abdomen débiles"
         "Esto te viene de los puntos gatillo"
         "Tienes una pierna corta y eso provoca una cadera más alta que otra"
         "Tu higado no funciona bien y genera un dolor en tu espalda"
         "Tienes la vertebra girada y hay que ponerla en su sitio"
         "Tienes un bloqueo en el meridiano de Vejiga"
         "Tienes la postura fatal"
         "Menudos nudos tienes aquí"
          "Un largo etcétera" (Solo tienes que recordar los comentarios que te han hecho a tí.

Imagínate a tu cerebro dándole vueltas a: "Lumbago, hernia, contracturas, músculos débiles, punto gatillo, pierna corta, mala postura, algo malo en el higado, una vertebra girada, una vertebra fuera de su sitio, un bloqueo energético, nudos, etc. etc.

Cuanto mayor sea el "número de ideas", mayor será tu estado de incertidumbre y por lo tanto mayor tu desasosiego.

A esto súmale que cada profesional te habrá recomendado un tratamiento diferente: Analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, infiltraciones, masajes, vendajes, crujirte la espalda, agujas, agujas que dan descargas, ejercicios, tratamientos suaves, palizas, etc. etc.

Si después de visitar a diferentes profesionales (médicos, fisioterapeutas, osteópatas, masajistas, curanderos, etc.) no has logrado eliminar tu problema, a tu dolencia se le sumará los pensamientos recurrentes de: "no tengo cura", "nadie da con la tecla", "no se lo que me pasa", "esto es para toda la vida", etc.

Y por si no fuera poco, tenemos encima a dos grandes colaboradores: La gente de nuestro entorno e Internet. 

Por que estoy seguro de que te ha pasado o conoces a quien le ha pasado que doliéndole la cabeza ha escuchado cosas como:

      "eso ya le pasaba a tu padre y fijate como sigue" (mamá)
      "a mi tío le pasó lo mismo y al final era un cancer" (amigo)
      "eso puede ser de que no corra bien la sangre por la cabeza" (compañero de trabajo)
      "eso seguro que son migrañas" (vecina)
      "pues hazte a la idea de que eso es para largo" (primo)

y encima, para ayudar a nuestro cerebro que ya está "INFOXICADO" nos ponemos a mirar en google a ver que encontramos que cuadre con lo que te pasa...y suele ocurrir que encontramos información y rara vez esa información es para ayudar o para darle solución al problema.

Si te das cuenta es información negativa que se va sumando y sumando...y eso no es lo peor...lo malo es que no pares de darle vueltas, logrando así hacer realidad algo que no tiene por que serlo...



...Te pongo un ejemplo...un día te viene a la cabeza el pensamiento de "mi pareja es infiel"...podrías dejarlo ir como otros pensamientos pero como varias personas de tu entorno se han divorciado y has visto noticias sobre el tema en la tele, le das crédito a dicho pensamiento y empiezas a observar mas la actitud de tu pareja... y valoras que ya no te da tantos besos o abrazos y eso te hace estar mas tens@ en la relación... empiezas a mirar el whatssap para ver cuando está en linea y cada vez que lo está crees que está hablando con la otra persona...pasadas unas semanas hacéis menos el amor y tenéis más discusiones y eso hace que aumente la vigilancia y la desconfianza por tu parte hasta que llega el día en que eres capaz de separarte... Realmente tu pareja nunca fue infiel pero de darle vueltas y vueltas esa idea pequeña fue tomando fuerza y tu cerebro se creyó que era real y asumiendo esa verdad empezó a actuar de forma equivocada reforzando más una actitud diaria e incluso una costumbre de "sufrimiento" basada simplemente en un pequeño pensamiento.

Párate un momento a pensar por que seguro que esto te ha pasado con alguna situación de tu vida, aunque no sea un dolor o una patología.

Por eso, cuando vayas a tu fisioterapeuta coméntale todo lo que te preocupa, cuales son tus creencias sobre lo que crees que te pasa y que dudas o inseguridades tienes con respecto a tu dolor, patología, diagnóstico, valoración y tratamiento. 

Es una forma de empezar quitando el lastre, que muchas veces no tiene nada que ver con la realidad.

NOCEBOS AL LLEGAR Y ESPERAR

Si llegas tarde, corriendo y agobiad@, ya estarás empezando con mal pie por que dicho agobio hará que se te olvide dar información, o hará que estés tens@ durante la entrevista, valoración y tratamiento.

Si al llegar no te gusta el ambiente, ya sea por la decoración, la iluminación, el orden y la limpieza, e incluso la propia silla donde esperas. Son pequeños detalles que sin darnos cuenta hacen que no estés comod@.

Que te atiendan tarde y más si no le dices a tu fisioterapeuta que justo después de la sesión tienes que hacer algo importante, lo cual, al no decirlo te afectará por que una parte de ti estará en la sesión pensando que no llegará a tiempo a hacer lo siguiente.

Que hayas tenido experiencias negativas con otr@s fisios, hará que estar esperando en la sala de espera se vuelva un momento de tensión e incomodidad.

Seguro que se te ocurren algunos más que te han hecho pensar "no estoy cómodo" o "esto no me gusta",

No te haces una idea lo importante que es comentarle todas estas cosas a tu fisioterapeuta. No como una crítica, sino como algo constructivo que hará que te sientas mejor y con menos carga a la hora de afrontar la terapia.


NOCEBOS CUANDO TE TRATAS

Sentir que no te han evaluado adecuadamente o que no han estudiado bien tu caso y pasan a tratarse sin más puede darte la sensación de que "me va a tratar sin saber lo que tengo"

También ocurre al contrario, cuando ves que te exploran y exploran, no paran de hacerte pruebas, test y demás y terminas con la sensación de que no te han tratado a penas, a no ser que el fisioterapeuta te haya explicado que forma parte de un protocolo de tratamiento donde es muy importante saber lo que te ocurre. Aun así es importante que si sales con esa sensación, lo comentes.

Tener la sensación de que los objetivos de la sesión o del protocolo de tratamiento de tu fisioterapeuta y los tuyos no son los mismos, por ejemplo, que para ti lo más importante sea tu dolor de rodilla y tu fisioterapeuta se centre en mirarte solo la postura y nada más.

Sentir que las técnicas son demasiado suaves o fuertes y no te gusta que se hagan de esa forma y aún así por no molestar, por decoro o miedo no lo dices.

Tener claro que no te gusta alguna técnica, por ejemplo las agujas de la punción seca, los masajes fuertes, que te crujan o los vendajes y el fisioterapeuta dice de aplicarlo en terapia y no le dices que no te gusta y no deseas que te la haga.

Sentir que el fisioterapeuta no contesta claramente a tus dudas y preguntas o después de su explicación no te queda claro algo

Saber que hay una técnica o método que te encanta o te viene bien y no decírselo a tu fisioterapeuta. (La idea no es decirle lo que tiene que hacer, sino lo que te ha venido bien según tu experiencia como paciente) 

Notar que el/la fisioterapeuta está pendiente de ti, de otros pacientes, del teléfono, de otras cosas y no se lo haces saber y te quedas con esa tensión dentro.

Seguro que se te pueden ocurrir otros más.

DESPUÉS DE LA SESIÓN

Salir de tu tratamiento mal, cabread@, intranqui@, insegur@ y/o con dudas.

No entender bien alguno de los ejercicios que te manda para casa.

No saber bien para que sirve algunas de las recomendaciones que te da.

Terminar la sesión entendiendo que toda la recuperación depende solo de su trabajo y no de tu participación.

Finalizar la sesión con la sensación de que algo se ha quedado sin tratar o que no se ha tratado como tú esperabas o habías pensado y no decírselo a tu fisioterapeuta.

Sentir que tu fisioterapeuta te hace siempre lo mismo aunque no se consiguen resultados.

o simplemente salir mal y cuando te preguntan ¿Qué tal sales?, contestarle "bien", por no molestar o no decir lo que realmente piensas.

Etcétera, etcétera.


Si te das cuenta son muchos los puntos que pueden influir de forma negativa en tu recuperación...así que te animo, la siguiente vez que vayas a tu fisio que le abras un canal de comunicación sin miedos, sin juicios...por que los fisioterapeutas estamos aquí para ayudarte... y estoy seguro de que hablando lograrás eliminar muchas de estas barreras y facilitarás tu recuperación y la mejora de tu problema.

Si te ha gustado esta entrada, también tienes la de: "El efecto placebo cuando vas a tu fisioterapeuta" y la de "¿Qué es el efecto placebo?"



David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén

lunes, 28 de marzo de 2016

El efecto PLACEBO cuando vas a tu fisioterapeuta


Siguiendo el hilo de la entrada anterior: ¿¿¿Qué es el efecto placebo??? en esta publicación me gustaría hacerte saber las diferentes situaciones en las te ves afectado por este efecto cuando acudes como paciente a Fisioterapia. 

Verás que, aunque está dedicada a mi profesión, podrás encontrar relación también con otros profesionales: Podólogos, optometrístas, logopedas, psicologos, médicos, etc.

Si eres paciente, vas a ir a terapia o no descartas ir en el futuro si fuera necesario, es interesante tenerlo en cuenta, simplemente para ser consciente de como el contexto (circunstancias que rodean a algo) interviene en tu mejora.

Tu cerebro percibe mucha más información de la que tú eres consciente, y solo pasa a planos conscientes (donde tú te das cuenta) aquella que él valora como relevante. Por ejemplo, si vas por la calle buscando piso, tu cerebro está más pendiente de las inmobiliarias y de los anuncios de "se vende". Una vez compras el piso, si te dicen que eres papá o mamá estás pendiente de los bebés, los carritos que ves por la calle y de repente eres consciente de que hay una sección de potitos, pañales y accesorios para bebé en tu centro comercial habitual, en la que nunca habías prestado atención. 

Dichos estímulos siempre están ahí, solo que unas veces son relevantes y otras no, dependiendo de como estemos nosotros, cuales sean nuestros objetivos y prioridades.

Cuando vas al Fisioterapeuta tu cerebro está pendiente de todo esto y habrá situaciones que generarán de antemano que tu cerebro libere sustancias que harán que te sientas mejor durante la sesión, después de esta e incluso antes de que el fisio llegue a verte.

Te pongo a continuación algunas situaciones donde te beneficias del efecto placebo. 

Seguro que tras leerlas se te ocurren muchas más... Estas son las que he visto más relevantes después de años trabajando en la profesión:

ANTES DE IR A FISIOTERAPIA

El simple hecho de que alguien te hable bien de ese/a fisio. "Tienes que ir allí por que es un máquina"..."llámala que seguro que te soluciona el problema"..."A mi me dejó como nuevo" ya genera una sensación de bienestar y seguridad.

Que cuando llames por teléfono, la persona que te atienda sea amable y incluso se acuerde de ti porque eres antiguo paciente.

Cuando ya sabes que tienes cita cogida, con tu día y hora asignada, ya te sientes mejor al saber que pronto te ayudarán a solucionar el problema.

El simple hecho de hacer un esquema sobre que te duele y que cosas no quieres que se te olvide contar al principio de la consulta ayuda a generar una sensación de calma y bienestar.

Que el mismo día de la cita te acompañe tu pareja, un familiar o un amigo que sea positivo o en caso de ir solo, que durante el trayecto para ir a la consulta te ocurra algo bueno o te den una noticia alegre.

Planificarte para llegar a tiempo a la cita, e incluso antes para estar un rato relajad@ en la sala de espera.

Fíjate cuantas circunstancias pueden hacer que vayas con mejor disposición a tratarte...y eso que todavía no has ido a la clínica...¿¿y cuando llegas...que ocurre??


CUANDO LLEGAS A LA CLÍNICA

Es confortable que te reciban en la recepción de una forma educada y amigable.

Que el ambiente sea cómodo y tranquilo. Y es por esto por lo que la mayoría de las clínicas de fisioterapia tenemos 2 versiones: Una con música relajante y decoración "zen", "natural" o relacionada con la "inteligencia emocional" y otra versión con música ambiental y decoración "de diseño" o "tecno-futurista".

Que haya limpieza, orden, buena iluminación, revistas, incluso posibilidad de tomar agua, una infusión o un café antes de la sesión son pequeños detalles que tu cerebro tiene en cuenta, aunque luego estés en la sala de espera usando el movil.

Que te atiendan a tu hora y veas a tu fisio con una sonrisa o con seriedad...pero sobretodo que notes sus ganas de ayudarte e implicarse contigo.

Una sala de espera o un despacho con muchos títulos colgados, automáticamente nos hace tener el prejuicio de que el fisioterapeuta es un profesional bien preparado.

Incluso que el fisio use gafas, sea atlético o nos sonría al vernos, influye en nuestro estado antes de ser tratados, debido a los prejuicios que tenemos: Es listo, hace deporte y es simpático.

Todo esto y muchas mas cosas antes incluso de pasar al despacho y a la zona de tratamiento...vamos a ver que pasa cuando nos vemos frente a frente.

CUANDO TE TRATAS

ES importante que antes de ponerse manos a la obra, haga una ficha haciéndote muchas preguntas para realmente poder hipotetizar que te pasa, por donde van los tiros o simplemente para escucharte y que puedas liberar parte de la carga al hablar.

Gusta cuando, tras tu exposición te hace un breve resumen de lo que le has dicho y así sabes que te ha escuchado y atendido y te de la posibilidad de corregirlo y de sumarle algo que se le haya podido pasar.

Que empatice contigo y entienda por lo que estas pasando es clave para sentirte realmente bien atendido.

Es importante que veas y sientas que te hace una correcta valoración antes de ponerse a hacer técnicas, masajes o maniobras sin ton ni son.

Que sientas que respeta tu intimidad a la hora de cambiarte, estar en ropa interior, o elegir quedarte con la ropa puesta.

Poder escuchar su explicación sobre que valora, que te trata...el por qué y el para qué, logrando así que sepas lo que ocurre y cual es tu problema o problemas, y la posible solución, ayuda mucho.

Que tras la aplicación de técnicas o tras la sesión te re-evalúe para que tú mism@ puedas comprobar que lo que te ha hecho ha sido efectivo, al sentir que te mueves mejor, más y/o con menos dolor o incluso sin él.

Tener la posibilidad de interactuar con tu fisio durante la valoración y el tratamiento...de charlar, hacer bromas  y, como no, hablar de temas serios y profundos. 

Que tenga en cuenta lo que tú quieres, lo que te gusta y lo que no: "no quiero que me crujas", "me dan miedo las agujas", "a mi los ejercicios me vienen genial". Siempre teniendo en cuenta que lo que pidas sea lógico.

Que sientas que te trata con ganas, estando al 100% en ti y no en otras cosas.

Que te explique el protocolo de tratamiento y más o menos el número de sesiones que estima que necesitas para resolver tu problema. 

Que te implique en tu mejora, ya sea recomendándote ejercicios, consejos frente al dolor, cambios en la rutina diaria, que te hagan sentir que tú eres partícipe en tu mejora y que en muchos casos tienes que responsabilizarte de la misma.

Son muchos los puntos que hemos visto hasta ahora que nos hacen ver que muchas veces lo importante no es solo "la técnica" que te aplican, sino el contexto en el que la recibes y como es el profesional que te trata.
DESPUÉS DE LA SESIÓN

Que salgas de la sesión sabiendo que te ha hecho, para qué  y en base a qué. 

Que finalices la sesión con la sensación de que "las cosas se han hecho bien".

Que te sientas mejor, con más libertad, movilidad y menos dolor. Si tu dolor es de larga duración puedes salir con dolor, pero sabiendo que tu evolución va a ir a mejor paso a paso.

Que tengas herramientas para poder gestionar futuras crisis de dolor o malestar (ejercicios, recomendación sobre ir a pilates, yoga, al gimnasio, hacer deporte o cuidarte corriendo menos, teniendo más tiempo para ti, aprendiendo a disfrutar los pequeños detalles, etc.)
Que te facilite un teléfono o el whatsapp por si necesitas hablar con el fisioterapeuta sobre alguna duda, problema o temor. Aunque no lo uses, el simple hecho de saber que está ahí es reconfortante.

Y lo que pare mí es muy importante: Sentir que en tu fisio tienes un apoyo incondicional que no te juzga, hagas los ejercicios o nó, dejes la terapia a medias, te vayas con otros profesionales, desaparezcas durante años, etc., ya que solo está ahí para ayudarte... recibiéndote siempre con una sonrisa.



Espero que te haya gustado leerla tanto como a mi escribirla.

En breve publicaré la entrada sobre: "El efecto nocebo cuando vas a tu fisioterapeuta"


David Carrascosa Fernández
Fisioterapeuta nº 23-1449
Osteópata C.O. - Posturologo
Linares - Jaén